La Política migratoria debe satisfacer nuestras necesidades económicas

enero 17, 2017

La Política migratoria debe satisfacer nuestras necesidades económicas Maxime Berner,

 

Conservador miembro del parlamento de Beauce y Candidato del partido conservador de Canada.

La inmigración se ha convertido en un problema disputado en la política. Hemos visto en los últimos años el incremento de grupos anti-inmigrantes en Europa. Se ha destacado prominentemente en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos. Y esto se vuelto parte del debate en la dirección del Grupo Conservador de Canada

Canada ha sido siempre un país legalmente abierto a la inmigración porque es vasto y es relativamente joven. Creo que gran parte de nuestras políticas migratorias han sido exitosas. Pero no siempre somos inmunes a los conflictos y tensiones sociales que ocurren en todas partes.

Podemos enfrentar estas tensiones si nos mantenemos lejos de las ideologías extremas y volvemos al principio fundamental: El objetivo primordial de la política migratoria de Canada debe satisfacer las necesidades económicas de nuestro país.

Particularmente este debe responder a las necesidades de los sectores donde existe escasez de capital humano con habilidades especializadas, y en términos más generales contribuir a incrementar el número de trabajadores jóvenes en una sociedad que envejece rápidamente.

La baja inmigración significa que no obtendremos tantos beneficios económicos como podríamos. Pero también mucha inmigración puede traer peligros.

Nuestra política migratoria no debería apuntar a forzar el cambio de carácter cultural y la estructura social, como defensa de un deseo multicultural. Una vasta mayoría de Canadienses correctamente esperan que los inmigrantes aprendan acerca de la historia y cultura, dominen alguna de las lenguas oficiales, y adopten profundamente y compartan los valores Canadienses tales como la igualdad entre hombres y mujeres, tolerancia a la diversidad y respeto a las leyes de Canada.

Los inmigrantes esperan integrarse a nuestra sociedad, no vivir aislados y tratar de replicar el estilo de vida de su país de origen en Canada.

Por supuesto la sociedad de Canadiense también ha sido transformada por la inmigración y así ha sido por siglos. Pero esto ha ocurrido de manera orgánica y gradualmente. Cuando este cambio ocurre rápidamente, se crea tensión social y conflictos, lo cual provoca una respuesta negativa, como podemos verlo hoy en día varios países.

Esta es la razón por la cual me opongo al incremento anual de entrada de inmigrantes de 250,000 a 300,000 tal como el gobierno liberal lo ha anunciado.

Más aun, me opongo a la propuesta hecha por el consejo consultor del gobierno realizada unos meses atrás acerca de incrementar este número a 450,000, la cual, el Liberal John McCallum, Ministro de inmigración; dijo que podría ser adoptado en el futuro.

A tal nivel, detener la inmigración seria una herramienta para beneficio a la economía de Canada, y esto volvería a convertirse en una carga. Esta situación se vuelve esencialmente una política de ingeniería social por propuestas ideológicas.

En los fundamentos de estos principios, tenemos políticas generales las cuales tengo intención de proponerlas si me convierto en líder del grupo conservador de Canada y después el primer ministro.

Puesto que el objetivo de la inmigración es la satisfacción de las necesidades económicas de Canada, me gustaría volver del número de 300,000 a 250,000 tal como era el promedio bajo el gobierno de Harper.

Yo reestructuraría el proceso de contratación de trabajadores especializados del extranjero. También pondría mayor énfasis en la economía migratoria y una pequeña reducción a la reunificación de familias y refugiados.

Es importante pata los nuevos Canadienses tener la posibilidad de reunirse con sus familias. Esto también forma gran parte de nuestra política migratoria y así seguirá siendo. De la misma manera Canada juega un rol importante al dar la bienvenida a refugiados de distas áreas en el mundo que se encuentran en problemas. Pero estas dos categorías de inmigrantes, traen poco beneficios económicos Canadá en comparación con la categoría de inmigrantes económicamente activos. Recibir refugiados es en realidad muy costoso.

Para garantizar nuestra seguridad, yo aumentaría los recursos para CSIS, RCMP, y Citizenship para verificar a fondo todo tipo de inmigrantes incluyendo mas entrevistas cara a cara si es necesario.

Al final, detendría nuestra dependencia de Estados Unidos para la selección de refugiados. Los grupos de sociedad civil que trabajan a fondo tienen mejores posibilidades de captar a quienes podrían integrarse a Canada de manera exitosa que la gran burocracia internacional. Deberíamos poder confiar en patrocinadores privados incluyendo organizaciones basadas en votos de confianza. Los Liberales están aplastando esto para hacer un espacio a un patrocinio estatal mal distribuido

Mi campaña está basada en libertad de mercados y principios de un gobierno pequeño. Estoy en contra de las políticas de un gran gobierno en todos los ámbitos de la vida.

Impedir contrataciones en nuestros negocios de capital humano inmigrante requeriría un trámite burocrático el cual forma parte de una política de gobierno grande. El otro extremo, inmigración masiva que podría crear tensión social y este no es el interés de los Canadienses es también una política de un gobierno grande. Un gobierno bajo mi liderato podría encontrar apropiado un punto medio hasta desatar el potencial económico de Canada.

 

Categoría: ,